La CUP: Un aliado de las Políticas de Población del Gobierno

En el informe Programa Sectorial de Gobernación de México 2013-2018, dentro de las Políticas de Población, se incluyen varias observaciones y recomendaciones basadas en los hechos, recursos con los cuales cuenta la Administración Pública en tal sentido, resultados de las estrategias implementadas hasta ahora y los retos que presenta dirigir una nación tan diversa y voluble en cuanto a la mayoría de sus variables.

Para el diseño e implementación de políticas poblacionales afirman necesitar datos más precisos, actualizados y adaptados a la realidad mexicana, pero no plantean una solución concreta para ello. Sólo levantar la data cuando corresponda.

No obstante, la Administración Pública cuenta con una herramienta subestimada: La Clave Única de Registro de Población. Esta base de datos nacionales posee información recabada a lo largo de 20 años que en los últimos tiempos, y como resultado de los esfuerzos por modernizar algunos aspectos de la Administración, ha sido actualizada, además de contar con algunos intentos encomiables de depuración y confrontación de data.   

Bases de datos confiables

Tener conocimiento de la población real actual de México deriva en una transformación integral del panorama nacional.

El gobierno menciona en el referido informe, requerir apoyo para saber cuánto ha cambiado la estructura de la población mexicana (por ejemplo, variables edad y sexo) debido a la evolución natural de las sociedades, y en base a ello poder adecuar las políticas de población, mejorar diseño y ejecución de programas que concreten necesidades y derechos de la colectividad. Si cambia la estructura poblacional, en consecuencia, cambiará también el ordenamiento jurídico al respecto y, de hecho, otras áreas conexas.

La necesidad de saber concretamente “cuántos somos, quiénes somos, dónde estamos”, incluye aspectos como por ejemplo el factor migración, pues México es un país de tránsito, mucha de su población va y viene, incluida la nativa. El impacto de estos desplazamientos migratorios en los órdenes demográfico, económico, social y político es considerable.

Toda esa información que se necesita para la construcción de un piso jurídico y político en la sociedad de hoy, se encuentra en la base CURP, la cual, si bien requiere algunos ajustes, es ideal para ello, ya que maneja las variables requeridas en el levantamiento de esa data y cuenta con la conexión interestatal de las bases gubernamentales. Ese recurso se puede aprovechar al máximo en esta nueva empresa.

Dado que las prioridades sociales han cambiado a lo largo de la historia democrática del país, urge la reorientación de las estrategias conducentes a la obtención de resultados sociales. Dice el texto que hace 40 años, la prioridad era “controlar el ritmo de crecimiento de la población.

Hoy el país enfrenta otros retos en términos del tamaño, dinámica, estructura, distribución territorial, identidad y registro de la población, cuya evolución incide directamente en el desarrollo del país”. Hay que conocer la población para reformar, pero es imperante que este fenómeno se dé, ante todo, dentro de los lineamientos de derechos fundamentales de las personas.

La BDNCURP, al tener acceso a las bases registrales públicas en materias diversas, permite obtener un perfil de la población actual mexicana y sus condiciones de vida. CURP no es solamente para proveer en un futuro cercano del documento de identidad único, sino para uniformar los datos que se encuentran en el sistema y darle uso en el diseño de políticas poblacionales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *